RE3CO: Restauración y conservación de humedales costeros y desarrollo comunitario es una iniciativa colaborativa liderada por WRI México en asociación con el Programa de Pequeñas Donaciones (UNDP-PPD) y financiada dentro del Acelerador de Soluciones Basadas en la Naturaleza de HSBC.

RE3CO apoya la restauración comunitaria de manglares en sitios estratégicos de México. Fomenta prácticas de manejo sostenible del ecosistema que impulsan el desarrollo económico local, mejoran la salud ecosistémica y contribuyen a la mitigación y adaptación ante el cambio climático. La iniciativa promueve acciones de manejo sostenible fomenta el desarrollo económico de las comunidades locales a través de emprendimientos asociados al manejo responsable del ecosistema. RE3CO identifica lecciones y modelos replicables para escalar la restauración de manglares en otras regiones del país.

manglares
Crédito: Sarai Rodríguez / WRI México

¿Por qué restaurar los manglares?

Los manglares se encuentran entre los hábitats más productivos y valiosos de la Tierra. Son ecosistemas sumamente importantes que garantizan los medios de vida de la población y comunidades locales al ser la base de las pesquerías costeras, proporcionan leña y madera, regulan la calidad del agua, brindan servicios recreativos y protegen a la población y ecosistemas costeros ante eventos hidrometereológicos. Así, los manglares crean oportunidades directas para el desarrollo y la creación de empleos y permiten la preservación de industrias asociadas, como pesquerías, turismo y recreación. A la vez, son un ecosistema valioso y emblemático de las costas mexicanas, fungiendo como refugio para especies marinas, aves y mamíferos.

México es uno de los cuatro países con la mayor área de manglar. Estos ecosistemas representan un activo clave para la adaptación al cambio climático, ya que actúan como barrera ante tormentas, rompiendo vientos y oleaje, reduciendo significativamente los impactos de estos fenómenos en la población e infraestructura costera. También proveen protección contra inundaciones y aumento del nivel del mar, asimismo previenen la erosión costera.

Si en los próximos 25 años la tasa de deforestación de manglares se mantiene, se calculan daños equivalentes a 400 millones de dólares. La destrucción de los manglares privará a decenas de millones de personas de sus medios de vida y generará impactos ambientales significativos, desde pérdida de biodiversidad hasta de gases de efecto invernadero (GEI). Los manglares secuestran entre tres y cinco veces más carbono que otros ecosistemas terrestres, al conservarlos no sólo se mantienen los reservorios de carbono, sino que se incrementan y se previene la liberación de emisiones considerables de GEI.

Manglares en México.
Crédito de foto: Valeria Lopez-Portillo, WRI México

¿Qué hace RE3CO?

El proyecto busca fortalecer iniciativas comunitarias y colaboraciones para promover a los manglares como una Solución basada en la Naturaleza con la capacidad de mejorar las condiciones socioeconómicas locales a la vez que contribuye a la lucha contra el cambio climático y pérdida de biodiversidad, manteniendo a las comunidades al centro de la conversación.

La iniciativa cuenta con cinco líneas de trabajo:

  1. Restauración, manejo, conservación y monitoreo de manglares: colaboración con comunidades y organizaciones locales para restaurar, gestionar y conservar manglares mientras se mejora la capacidad de monitoreo local.
  2. Desarrollo de capacidades: fortalecimiento de capacidades locales a través de formación técnica en diversos aspectos, incluyendo incentivos para la restauración, financiamiento, cambio climático, carbono azul, empresas sostenibles asociadas a manglares y adaptación basada en ecosistemas.
  3. Planificación de actividades productivas sostenibles: identificación, desarrollo y promoción de actividades productivas asociadas a la conservación y manejo sostenible del manglar, como el turismo comunitario, la pesca responsable y la apicultura.
  4. Mecanismos financieros: exploración de opciones de financiamiento innovadoras para la conservación y restauración de manglares.
  5. Incidencia: colaboración con organismos gubernamentales, formuladores de políticas y grupos de defensa para influir en las políticas públicas locales, subnacionales o nacionales relacionadas con la conservación de manglares y la gestión sostenible de las costas.
  6. Participación y comunicación: diálogo de saberes e intercambio de experiencias con las comunidades entorno a los ecosistemas de manglar y su importancia.